Viernes 9 de Febrero 2024
SERGIO LAPEGÜE

Sergio Lapegüe sufrió un desagradable momento en las playas de Costa Rica

Sergio Lapegüe preocupó.

Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Sergio Lapegüe y su esposa, Bochi, en enero de 2024, decidieron escapar de la rutina y sumergirse en la belleza natural de Costa Rica. Este país centroamericano es famoso por sus playas de arena blanca, selvas tropicales y una biodiversidad asombrosa.

Sergio Lapegüe y su esposa, Bochi eligieron este destino para desconectar y recargar energías. Juntos, exploraron las costas bañadas por el Pacífico y el Caribe. “Estamos en el centro del país, en la zona del volcán Arenal. En este impresionante lugar en medio de la selva aparece mágicamente una cascada”, escribió ni bien llegó al lugar.

Los atardeceres en la playa se convirtieron en su ritual diario: el sol fundiéndose con el horizonte, las olas susurrando secretos y sus manos entrelazadas. Bochi, siempre apasionada por la fotografía, capturó cada instante mágico con su cámara.

Durante su estadía, Sergio decidió darle un giro a su apariencia. Se afeitó la barba, pero dejó un “bigote al estilo mexicano”, con las puntas ligeramente alargadas. Su hija, Mica Lapegüe, no perdió la oportunidad de bromear al respecto. El cambio fue inesperado, pero le dio un aire fresco al periodista.

Desde el Caribe, el conductor estrella de TN y El Trece nos envía sus saludos. Aprovecha estos días de descanso junto a Bochi y amigos para recargar energías y disfrutar de momentos inolvidables. Que este año sea mejor, lleno de abrazos eternos y energías positivas.

Pero a su vez también comparten los momentos desagradables que vivieron, como por ejemplo el día que Sergio se pinchó con una “conito” de Palo Borracho, que estaba en medio de la arena. “Mirá bien por donde pisas y ella está escondida detrás de una sombrilla”, escribió.

Gran amor y amistad

Sergio Lapegüe y Bochi han construido un vínculo sólido a lo largo de 33 años. Su amistad con Guillermo "El Chino" y Cristina también ha resistido el paso del tiempo. “Nos conocimos en el primer año de la secundaria en Banfield (ENAM), y desde ahí somos amigos inseparables”, manifestó al respecto.

Cada verano, se las ingenian para pasar tiempo juntos, y sus hijos, que se conocen desde la cuna, mantienen vivo el legado de esta amistad. Las risas, las confidencias y los abrazos son parte fundamental de su historia.